Saturday, January 22, 2022

Los Carteles en Zacatecas

A mi manera

Juan Carlos Valderrama

Son organizaciones criminales que operan en diferentes lugares del mundo como Sudamérica, Centroamérica, Estados Unidos, Europa, Asia entre otros y para ello utilizan diferentes estrategias de producción, comercialización, autoprotección, colaboración y distribución de los territorios para cubrir sus actividades delictivas.

Para el presente tomaremos el caso de Zacatecas en México por ser un lugar estratégico por sus salidas y cruces fronterizos con Nayarit, Coahuila, Aguascalientes, San Luis de Potosí, Nuevo León, Jalisco, Durango y el océano Pacífico.

Se disputan su dominio y control los Carteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, Golfo del Noreste, Talibanes, los Zetas, donde el 90% de los muertos se deben a pugnas entre ellos. Se trafica además  indocumentados, trata de personas y armas.

Es tragicómico ver como se enfrenta a estos grupos criminales bien armados con una policía sometida a ejecuciones, asesinatos, renuncias a la orden. Están inoperantes, mal capacitados, ayuntamientos o municipios hasta sin policías o agentes de seguridad pública y presupuestos insuficientes.

Para ello recurren al miedo, temor, intimidación, pánico, secuestros, extorsión, asesinatos, ejecuciones diarias, muertes cotidianas, cuerpos mutilados, descuartizados, torturas, cadáveres de personas y animales colgados de puentes, destrucción de cuerpos humanos, crímenes atroces, fosas clandestinas, masacres de violencia extrema todo ello copia de lo que vieron hacer por otros o producto de mentes criminales trastornadas.

Hoy es el tiempo de drogas sintéticas como el fentanilo, los opioides las metanfetaminas, el cristal, la heroína con menos inversión y mayores ganancias. Al parecer la destrucción de plantíos de amapola, marihuana y laboratorios ha dado algún tipo de resultado.

Cómo imaginar una vida normal en su población que tiene la mayor tasa de homicidios según cifras oficiales, donde miles de personas han emigrado a Estados Unidos, casi la mitad de su población. Cómo imaginar una vida normal en regímenes donde hay impunidad sobre los delitos, donde hay corrupción política y judicial y pobreza como causales de violencia. Hablar o escribir de justicia parece cosa del otro mundo.

Cambiaran todos los actores ya no será El Chapo será otro capo, los escenarios hoy están en Zacatecas, mañana será en otra zona. Las autoridades pueden continuar con sus lemas “Guerra frontal”, “Abrazos no balazos” pero la realidad y los resultados seguirán siendo los mismos.

¿Usted que opina?