La Oferta

December 1, 2022

Las lenguas indígenas en peligro de extinción encuentran un hogar en el sitio web más traducido del mundo

Por Edgar Arias

Hugo y Oliva Bernal usan recursos en jw.org para comunicarse con la comunidad de habla mixteca en el Valle de Salinas.

San José, CA nov. 23, 2022 – El sitio web más traducido del mundo, jw.org, el sitio web oficial de los testigos de Jehová, incluye contenido en más de 1.050 idiomas, incluidos muchos idiomas indígenas que se considera que corren el riesgo de desaparecer.

En la Costa Central, decenas de miles hablan lenguas indígenas como el mixteco, el zapoteco, el chinanteco y el náhuatl.

Hay una comunidad vibrante y hospitalaria de habla mixteca en el Valle de Salinas. Sin embargo, las familias mixtecas enfrentan el aislamiento que implica hablar una lengua indígena conocida por cada vez menos personas a medida que pasan los años.

Hugo y Oliva Bernal han vivido en Salinas toda su vida. En los últimos años, han llegado a conocer más a sus vecinos de la comunidad mixteca.

“Viajaron desde Oaxaca, México, para encontrar trabajo en la agricultura con la esperanza de mejorar la vida de sus familias”, dijo Hugo. Desafortunadamente, la vida ha traído muchos desafíos y dificultades.

Los Bernal han estado aprendiendo el idioma mixteco durante casi cuatro años. Aunque aún no lo hablan con fluidez, están agradecidos de tener herramientas que los ayudan a comunicarse, incluida la nueva traducción mixteca de la Biblia y videos de jw.org.

“Traducir idiomas indígenas es una labor de amor para todos los involucrados y para nuestra organización”, dijo Robert Hendriks, portavoz de los testigos de Jehová en Estados Unidos. “El trabajo es desafiante y requiere mucho tiempo. Pero nuestro objetivo no es lucrativo sino brindar el mensaje reconfortante de la Biblia de manera clara y precisa a la mayor cantidad de personas posible”.

“Nunca pensé que podría aprender otro idioma. Cuando los conocí por primera vez, me enamoré de su humildad y quería tratar de brindarles apoyo”, dijo Oliva. “No lo pensé dos veces”.

Hugo y Oliva se sienten privilegiados de trabajar juntos compartiendo el mensaje de esperanza de la Biblia con esta comunidad. “Definitivamente es una de las mejores y más felices experiencias de mi vida”, dijo Oliva.