Thursday, October 21, 2021

Las mujeres y el valor de denunciar

A mi manera.

Juan Carlos Valderrama.      

Hubo una vez que un grupo de mujeres tomaron valor y enfrentaron a sus acosadores… en uno de los mayores escándalos del deporte en los Estados Unidos el médico de las gimnastas olímpicas, Lawrence (Larry) Gerard Nassar, con una historia de ser un  abusador sexual serial con más de 20 años de impunidad, fue condenado por abusar sexualmente de cientos de niñas y mujeres, quienes hablaron públicamente en su juicio.

Al dictar sentencia, en el 2018, la jueza Rosemarie Aquilina expresó: “Es mi honor y privilegio poder condenarte. Acabo de firmar tu sentencia de muerte.” La condena fue entre 40 y 175 años de prisión; previamente, se había declarado culpable por cargos federales de pornografía infantil, delito que significó en el 2017 una sentencia de 60 años de prisión.

El actor y comediante Bill Cosby, el “American Dad”, acusado por más de 60 mujeres de haber sido abusadas entre 1960 y 2000 se acogió a la Quinta Enmienda de la Constitución Estadounidense la que permite a cualquier individuo el derecho de no testificar si sus palabras pueden ser utilizadas para perjudicarlo, vale decir para auto incriminarse en un delito; recibió una sentencia entre tres a diez años en el 2018. Fue declarado culpable de drogar y abusar sexualmente solamente en un único caso, ya que los demás habían prescrito. Los cargos fueron penetración sin consentimiento mientras se está inconsciente y tras el suministro de un estupefaciente lo que les impedía resistirse o dar su consentimiento a sus víctimas. Tras casi tres años de prisión, un tribunal anuló su sentencia por un acuerdo previo existente entre las partes, ya que el fiscal que presentó su caso estaba obligado a no formular cargos bajo un acuerdo con su predecesor. Al incumplir una promesa aparente de no enjuiciarlo, su sentencia fue anulada, por este tecnicismo, lo que no significa que Cosby no cometió tales delitos, cabe resaltar que hoy Cosby tiene 83 años, está en libertad y ha sido declarado legalmente ciego.

Siguió Harvey Weinstein, el famoso y poderoso productor de cine de Hollywood. En el 2020 fue declarado culpable de un acto sexual criminal en primer grado (sexo oral forzado) y de violación en tercer grado (sin consentimiento expreso). En el juicio participaron más de 80 mujeres, además de artistas famosas, él negó “cualquier sexo no consentido”. La jueza de la Corte Suprema de Nueva York lo condenó a 23 años de prisión, el movimiento social de mujeres, “Me Too”, “Yo También”, promovió la denuncia de situaciones de acoso y abuso sexual a nivel mundial.

En la actualidad en los Ángeles, California, él continúa enfrentando nuevos acusaciones de violación y abuso sexual; cabe resaltar que el Sistema Legal de Estados Unidos permite que un sentenciado pueda ser juzgado por los delitos que ha cometido en diversos estados o jurisdicciones, es decir de ser declarado culpable en primer lugar debería cumplir su primera pena y consecuentemente cumplir la segunda, cabe resaltar que él en la actualidad tiene 69 años.

De seguro podremos seguir escribiendo de más casos más adelante, pero debemos tener en cuenta de algo que no se escribe: las huellas mentales y emocionales en las mujeres las que son condenadas a cargar con esa experiencia para siempre lo que sin refutación afecta su salud mental. Está claro que ellas no sólo sufrieron abusos sexuales sino también verbales, físicos y psicológicos y que ningún tipo de pena hacia los acusados o sentenciados repara la vida de las víctimas que llevaran hasta su muerte.

Sólo espero que usted pueda reflexionar sobre el acoso y el abuso sexual ya que tiene una madre, abuela, hermana, hija, tía, prima, sobrina, por lo que es necesario estar consciente de cualquier miembro femenino de su familia puede vivir una experiencia desastrosa como las narradas y como la viven muchísimas mujeres en la actualidad. Es una lacra que no se detiene.