La Oferta

June 25, 2022

Mantener la calma en un mundo dominado por la cólera: Cómo algunos le hacen frente

El aplicar principios bíblicos ha ayudado a Cristobal Valenzuela a hacer frente a situaciones estresantes.

Sección de Información Pública de Los Testigos de Jehová

Lo que comenzó como un día normal de trabajo para Cristóbal Valenzuela, un viajero de San José, se convirtió en una intensa confrontación con su compañero de trabajo. “Empezó a gritarme y me presionó para que hiciera más de lo que me habían asignado”, dijo Valenzuela. Los gritos se intensificaron rápidamente hasta arrojar equipos en un ataque de ira.

En sus años de ser pintor, Valenzuela fue testigo de muchas peleas en su lugar de empleo, pero este encuentro lo dejó preocupado. “Aunque ha pasado algún tiempo, en mi mente todavía está fresco”, dijo Valenzuela.

De hecho, una encuesta Gallup del año 2020 encontró los niveles más altos de estrés, tristeza, ira y ansiedad que jamás habían registrado desde que la organización da seguimiento global a estos asuntos.

Tanto si es víctima u observador, enfrentar comportamiento agresivo o furioso puede tomar desprevenido a cualquiera. Los expertos afirman que mantener la calma es la clave para garantizar que una situación precaria no se agrave. El consejo del experto en el manejo de la ira, Ryan Martin, publicado en Psychology Today fue: “Mantén la calma, mantén la seguridad y no lo empeores”.

“No puedes controlar las acciones de otras personas, pero puedes controlar las tuyas”, dijo Valenzuela. El acredita su educación bíblica en ayudarlo a cambiar su forma de pensar y reaccionar calmadamente ante las situaciones.

Valenzuela se mantuvo firme con calma y pidió seguir trabajando. Dejado sin palabras, su compañero de trabajo regresó a trabajar y los dos mantuvieron una relación amistosa de allí en adelante.

“Trate de no responder rápidamente a las agresiones, porque a veces no se trata de usted, la mayoría de las veces, se trata de ellos y de lo que están enfrentando”, dijo Valenzuela.

Los trabajadores de primera línea, el personal de aerolíneas, los educadores y otras personas pueden dar fe del aumento en la tendencia hacia la agresividad, de la cual hasta ellos mismos han sido víctimas.

Mientras trabajaba en una tienda de comestibles en Palmdale, California, Isaac Virgil dijo que ha visto a los compradores volverse cada vez más agresivos, especialmente cuando los artículos tienen una cantidad límite. “Creo que la gente se ha vuelto más ansiosa y menos paciente”, dijo Virgil. “Parece que sólo se preocupan por sí mismos y por lo que necesitan”.

Recuerda a clientes agarrando los paquetes de papel higiénico e intentando arrancarlos de las manos de otros compradores.

Virgil mantiene el control ante situaciones como estas, recordando los principios bíblicos que le han inculcado sus padres. “Siempre soy educado”, dice Virgil. “Intento recordar que a veces el cliente simplemente puede estar teniendo un mal día”.

Para el inspector de incendios Roy La Grone, de Grand Rapids, Míchigan, estas situaciones volátiles han supuesto un reto especial. “Me cuesta controlar mi ira desde que era un niño”, reconoció.

Tras tomar una ausencia médica de cuatro meses que terminó a principios de 2021, estaba ansioso por volver al trabajo. En su primer día de regreso, hizo una sugerencia muy simple al dueño de una fábrica que estaba inspeccionando. En cuestión de segundos, el hombre estalló vociferando insultos plagados de improperios.

A La Grone, la caminata de 150 pies para llegar a la puerta de salida le pareció una eternidad. El dueño del negocio le siguió, gritando todo el camino, mientras el personal de la oficina miraba atónito y con incredulidad.

“Hice todo lo que pude para tratar de calmarlo”, dijo La Grone. “No reaccioné de forma exagerada porque he aprendido que ese tipo de comportamiento no ayuda a la situación”.

La Grone dijo que a lo largo de los años se ha esforzado por controlar su temperamento. Indicó que los recursos de jw.org/es, el sitio web oficial de los testigos de Jehová, fueron particularmente útiles para lidiar con el estrés, controlar su ira y mantener la calma en lugar de sentirse provocado.

“Imitar los buenos ejemplos de los demás y aplicar los principios bíblicos me ha ayudado a mantener la calma cuando estoy bajo presión”, dijo.