La Oferta

April 12, 2024

Cómo obtener éxito mientras se vive con menos

Por Edgar Arias

Los recursos que se encuentran en el sitio jw.org han ayudado a muchos a mantener una actitud positiva después de haber cambiado o perdido un empleo.

Se suponía que trabajar desde casa era algo temporal. Sin embargo, para Diana Bonilla, residente de San Francisco, el tiempo que pasó sin estar físicamente presente en la oficina la llevó a reevaluar lo que es más importante en su vida.

Al igual que muchas empresas durante la pandemia, la oficina legal de inmigración adonde trabajaba Bonilla había implementado la opción de trabajar desde casa. Mientras trabajaba de forma remota como asistente legal Bonilla descubrió que no solo administraba mejor su tiempo sino que también podía pasar más tiempo con su familia y en su servicio voluntario. A principios del 2021 su oficina exigió que todos los empleados regresaran a trabajar en persona.

Poco después del regreso de los empleados a la oficina, Bonilla decidió convertirse en uno de los casi 50 millones de americanos que el año pasado renunciaron a su empleo o se mudaron a otro durante lo que se ha denominado como “la gran renuncia”.

Mientras que para algunos la pérdida del empleo no fue opcional, muchos renunciaron en busca de mejores oportunidades. De acuerdo con una encuesta recientemente publicada por LinkedIn, la mayor preocupación fue el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, por encima del paquete salarial y los beneficios o prestaciones.

“Saber que la oficina abriría de nuevo significaba que tendría que hacer un gran cambio en el tiempo que pasaba con mi hija, ayudando a mi suegro, que vive con nosotros, y efectuando mi servicio voluntario”, dijo Bonilla. “Tuve que detenerme y pensar: ‘¿Qué voy a hacer?’”. Bonilla y su esposo concluyeron que su cómodo estilo de vida no valía el sacrificio de lo que era más importante para ellos: Dios y la familia.

La pareja decidió simplificar su estilo de vida como familia, vivir con un solo ingreso les permitiría pasar más tiempo juntos en su ministerio voluntario como testigos de Jehová.

“La pandemia me ayudó a darme cuenta de que, a veces, debemos renunciar a cosas que parecen ser importantes para obtener lo que es realmente primordial en nuestras vidas”, dijo Bonilla.

Aún sin la pandemia como catalizador para reevaluar sus prioridades y metas en la vida, el énfasis que los Testigos dan a su servicio y la familia por décadas ha llevado a muchos miembros de esa fe cristiana a tomar decisiones similares sobre el empleo y les ha dado abundante experiencia en aprender a vivir exitosamente con menos.

Llevar una vida balanceada y simple nos protege pues nos da más tiempo y energías para las cosas espirituales”, explicó Robert Hendriks, vocero de los testigos de Jehová de Estados Unidos. “La espiritualidad tiene un impacto directo en el bienestar emocional de la persona, por eso Jesús dijo que los que reconocen sus necesidades espirituales son felices. Para vivir apegado a ese principio se necesita hacer un esfuerzo constante, a la vez que cada uno de nosotros lucha por mantener el balance en la vida”.

Bonilla y su familia usaron las sugerencias prácticas basadas en principios bíblicos que se encuentran en jw.org, el sitio web oficial de los Testigos, con el fin de llegar a un acuerdo al evaluar sus gastos e identificar adónde podrían ahorrar.

“Tener una conversación financiera nos ayudó a darnos cuenta de que habían gastos innecesarios de los que podíamos prescindir”, dijo Bonilla. “Aprendimos a concentrarnos en lo que realmente necesitábamos y a estar satisfechos con lo que ya tenemos”.

Desde entonces ha encontrado más paz y felicidad en su vida. “Ha sido una experiencia maravillosa poder usar el tiempo y la energía que tengo ahora para ayudar a otros”, dijo Bonilla. “Me siento renovada y llena de energía”.

De igual manera, Gail Martin no lamenta haber reexaminado sus prioridades hace más de dos décadas. Dejó un empleo buenísimo, pero totalmente consumidor como analista de sistemas para poner a su familia en primer lugar.

“Puedo dar prioridad a estudiar la Biblia, a mis reuniones religiosas y servicio voluntario”, explicó Martin de Riverside, California. “También puedo pasar tres meses al año en Illinois con mi familia y ayudar a mi hermano a cuidar de mi madre”.

La clave para el éxito a largo plazo al vivir con menos, dijo ella, es reevaluar nuestro estilo de vida con regularidad. “Lo que ahora nos funciona, puede eventualmente, no funcionar”, comentó. “A veces, se tienen que hacer ajustes, es un proceso continuo”.

A menudo ella revisa las ayudas gratuitas en jw.org en busca de consejos bíblicos sobre “cómo manejar sus finanzas, escoger una carrera, cómo ser feliz, y lo que sea que necesite para examinar sus prioridades y valores”, comentó.

Al presente, Martin reevalúa su vida en preparación de su jubilación. Todavía no sabe qué ajustes hará para simplificar su vida aún más, pero se está aferrando a lo que la hace feliz.

“Siento que, si pones en primer lugar tus prioridades, como Dios y la familia, eso resulta mucho más satisfaciente que trabajar hasta caer muerta”, añadió.